¿La música como terapia?

¿La música como terapia?

¿Quién no ha experimentado alguna vez cierta emoción mientras escuchaba música? Existen multitud de momentos en los que de forma consciente o inconsciente disfrutamos de la música.

El tipo de música que escuchamos revela nuestro estado de ánimo. Una melodía suave puede acompañarnos en momentos de relajación, otra más animada nos inducirá a la felicidad y excitación y si buscamos desfogarnos con unos cuantos brincos no pondremos una balada ¿verdad? Entre la música y las emociones la relación es así de estrecha.

La música también actúa en nuestros recuerdos, seguro que alguna vez has asociado una determinada situación a un tema musical. En definitiva, la música nos hace sentir.

¿Sabías que cuando una melodía nos atrae se activan en el cerebro los mismos centros de placer que si estuviéramos comiendo chocolate? Es una sensación parecida a la adicción y por eso, a veces no podemos evitar comer una onza más o escuchar otra canción de la lista. En particular, se ha observado que activa sustancias químicas del Sistema Nervioso Central que estimulan la producción de neurotransmisores como la dopamina, las endorfinas o la oxitocina, provocando un estado de optimismo y alegría.

Desde esta perspectiva, la música puede contribuir a aliviar la ansiedad o patologías como la depresión en determinadas ocasiones. Te guste el rock o el flamenco, seguro que en algún momento has cogido tus cascos y te has desconectado del mundo.

Cuando escuchamos música se ponen en funcionamiento las emociones, sentimientos o impulsos reprimidos. Aunque estas reacciones no son las mismas en todas las personas, también influyen las experiencias y aprendizajes previos individuales.

Hasta ahora hemos hablado de emociones, pero ¿qué relación tienen la música y el cerebro? Pues sorprendentemente la música y las emociones son prácticamente activadas por las mismas áreas cerebrales.

Por tanto, ¿podría la música producir cambios en las personas? La respuesta es sí, encontramos una buena opción como terapia alternativa para trabajar en diversos problemas infantiles y de la edad adulta, lo que se denomina musicoterapia.

En definitiva, la música puede ser capaz de cambiar nuestra actitud mental y ejerce una poderosa influencia sobre el ser humano a todos los niveles. Y tú qué piensas ¿Podríamos vivir sin la música?

Deja una Respuesta

Nombre se requiere
E-mail (No Publicado) se requiere
Sitio web (Url del sitio con http://)
Comentario se requiere
Código De Tipo De